El geólogo aristocrático

“Soy un esteta a la antigua usanza, alguien que vive y trabaja por la belleza”. Quien así se define es el coleccionista, bibliófilo, editor de arte y diseñador gráfico italiano Franco MariaRicci. El mayor editor del mundo, según los entendidos y cualquiera que pueda sostener en sus manos alguna de las obras que Ricci ha editado. O más fácilmente alguno de los ejemplares de su revista FMR. Alguien que ha hecho de la belleza su pasión vital.

Pero antes que editor, Franco María Ricci fue geólogo, titulado en geología en la Universidad de Parma en los primeros años 60 del pasado siglo. Trabajó varios años en la industria petrolífera.En aquella época era conocido como “el geólogo aristocrático”, dada su ascendencia y la afición que los geólogos tienen por apodarse a sí mismos. Y fue precisamente la geología la que le llevó a su profesión. Trabajando en una concesión petrolífera de GulfOil en Diyarbakir, en Turquía, descubrió el arte de la civilización hitita y el río Tigris; el lugar más oriental hasta el que llegaron sus antecesores, los romanos. Entusiasmado por aquellos descubrimientos, de regreso a Italia enfermo de viruela contraída en su trabajo, decidió convertirse en ilustrador y posteriormente en editor.

l-rivista-fmr-1-35-indici-n01

Volevo fare il geologo, poi ho capito che dovevo dedicare la mia vita alla bellezza.  Yo quería ser un geólogo, pero entonces me di cuenta de que debía dedicar mi vida a la belleza. Sin embargo, a pesar de sus palabras, a lo largo de su vida no ha dejado de alimentar su pasión por la geología. Especialmente por los laberintos cársticos que la disolución de las calizas deja en el interior de la tierra. Pasión por los laberintos naturales, y también artificiales, que le ha llevado a diseñar y construir el mayor laberinto de la actualidad. Un laberinto de cañas de bambú soñado por otro amante de estos espacios, Jorge Luis Borges.

portadalaberinto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *